jueves, 10 de diciembre de 2015

Curso de Litarot, el oráculo literario


CURSO DE INICIACIÓN 
AL ORÁCULO LITERARIO, 
EL LITAROT

Las cartas del Litarot, además de ser cartas literarias, te ayudan a aclarar o incluso a crear tu destino. Son una guía espiritual para la vida a través de las grandes obras literarias. Regálate un curso de Litarot o regálaselo a alguien. Puedes comprar un bono. En este curso aprenderás a echar las cartas, practicarás con tus propias preguntas, adquirirás destreza y, sobre todo, disfrutarás.

El curso incluye: 

—Vídeos tutoriales donde se explican algunas de las cartas y las tiradas.
—4 clases privadas por vídeo conferencia de 45 minutos. El horario se concierta conforme a las necesidades de cada participante. Se recomienda que sea una clase a la semana. 
—No hay apuntes puesto que la teoría está en el libro del Litarot. 
El curso es práctico. En el caso de que vivas en Madrid y quieras optar por clases presenciales, puedes ponerte en contacto conmigo. También pueden ser por teléfono.
Estas son los tiradas que trataremos:
 —Tirada sencillas, del sí y del no.
 —Tirada de contestación a una pregunta. 
—Tirada de las tres cartas y de la resolución de problemas: planteamiento, lo que se opone y desenlace. 
—Tirada sencilla sobre el amor y las relaciones.
—Tirada gitana: sobre el dinero, la prosperidad, el amor, los proyectos y la salud. 
Y además:
—Explicación de las cartas de color naranja, amarillo, verde y azul y de los chakras correspondientes. —Explicación de la simbología de cartas conforme vayan apareciendo en las tiradas.






Comienzo: puedes incorporarte en cualquier momento, ya que al ser sesiones individuales no hace falta la formación de grupo.

Duración recomendada: 4 semanas. Pero hay un período de 3 meses para fijar las fechas y las horas para las vídeo conferencias.

Para adquirirlo: Información e inscripción: 
patricia@litarot.es 
(34) 656 32 49 79
 http://www.litarot.es

Profesora: Patricia Sánchez-Cutillas, autora de las novelas La voz empedrada y La isla de la nada, y de otras obras como Litarot, el oráculo literario y El oráculo de los cuentos de hadas, Taller de escritura y magia y ¿Te gusta escribir?

viernes, 6 de noviembre de 2015

El oráculo de los cuentos de hadas


http://www.talleresdeescrituracreativa.es
patricia@talleresdeescrituracreativa.es




Poco importa que se nazca en el corral de los patos, siempre que uno salga de un huevo de cisne. 

Andersen, El patito feo 

  Mapa del oráculo
 y cómo utilizarlo 

 Este oráculo está formado por 50 cartas y se basa en 10 cuentos, cada cuento está relacionado con un color. Al principio hay una introducción, continúa con los resúmenes de los cuentos, las cartas y las tiradas que se pueden aplicar. En los resúmenes se habla de las distintas versiones para tener una idea global y se comenta algo de su simbolismo. Lo más importante es la parte que explica las cartas, la más larga del libro. En ella se va contando, una por una, su significado tanto individualmente como en el conjunto de una tirada. Para echar las cartas no se necesita una formación previa o conocer el uso de otros oráculos como el tarot o las runas, ni ninguna destreza especial. El uso de este oráculo es muy sencillo. Son cartas muy intuitivas y se pueden utilizar con facilidad. Cada carta lleva tres leyendas por lo que es fácil enlazar el significado. Tampoco se necesita recordar o haber leído el cuento al que se refiere la carta ya que hay un resumen de cada cuento, aunque el conocimiento de la fuente siempre ayudará más a la intuición. Se puede aplicar cualquier tirada del tarot, tanto las que están expuestas al final del libro como cualquier otra. El simbolismo de los cuentos es muy poderoso y pertenece al patrimonio universal. Por eso, aunque en algún momento salga una tirada que creemos disparatada, hay que pararse a meditar sobre las cartas. 



  Los mensajes ocultos de los cuentos de hadas
Cocrear el universo 

 La palabra crea, por lo menos eso pensaban nuestros antepasados. Según el Génesis, al principio fue verbo y del verbo creó Dios el mundo. Ese concepto sagrado y creativo de la palabra se ha ido perdiendo con el tiempo. Pero su carácter ritual ha quedado escondido en muchos mensajes de los cuentos de hadas. Por eso en muchos de ellos encontramos maldiciones, hechizos, bendiciones, invocaciones o conjuros. Según la mentalidad mágica todo lo que existe en el Universo desde la vida hasta los dioses no son más que diferentes aspectos de una misma realidad. La magia es el deseo del ser humano de transformar el mundo. Un mago o una bruja pueden cambiar una parcela reducida de la realidad y repercute en todo el Universo. Esta capacidad de crear, o más bien de cocrear, se trasladaba a las leyendas y los cuentos de hadas. El destino fatal del héroe o heroína puede ser cambiado con voluntad, con buenos sentimientos, con la ayuda de criaturas que practican la magia blanca y con rituales. 

  El mensaje mágico 

 Los cuentos de hadas son tan violentos que al principio estaban destinados solo a los adultos. Servían para que los oyentes comenzaran a conocer la vida de oídas. Servían para trazar caminos vitales en el subconsciente de nuestros antepasados. De la misma manera que hoy en día un niño o una niña se identifica con un superhéroe de cómic o de película, anteriormente un adulto veía reflejado su ciclo vital en los pasos que daba el héroe o heroína de la historia. Las dificultades por las que pasaban los protagonistas preparaban a los oyentes para las distintas adversidades que se podrían encontrar en la vida. Garbancito es el niño enano que suple su carencia física con su inteligencia; Piel de asno, una niña bellísima, tiene que escapar de su casa porque su padre se quiere casar con ella; el Gato con botas desde la miseria más absoluta sabe crear prosperidad para su amo… Y así muchos otros cuentos más. Ese ingrediente espiritual de los cuentos se ha diluido en una sociedad más moderna y tecnológica que desconfía de los procesos vitales y solo confía en lo que se puede comprobar. 

Esos modelos han sido cambiados por los héroes de pantalla, a veces mucho menos sabios y más nocivos. Muchas de estas historias proceden de la época en la que aún no existía la escritura y es probable que fueran más numerosas las narradoras que los narradores. Nuestros antepasados les atribuían tanto poder que siempre tenían que ser narradas al lado de un elemento purificador. Para contarlas se reunían alrededor del fuego o del agua y tenía que hacerse por la noche, nunca durante el día. Había maldiciones si estas historias se contaban durante el día: el narrador podría morir, enfermar o incluso podrían caer sobre él objetos desde el cielo. Se narraba transmitiendo fielmente la historia. No se podía cambiar nada puesto que era mágica. Por eso se contaban con fidelidad hasta los detalles y así se transmitía de generación en generación. Había que pronunciar además unas frases para entrar en la historia, como por ejemplo érase una vez, érase que se era; y otras para cerrarla como vivieron felices y comieron perdices, o colorín colorado este cuento se ha acabado. Estas frases eran umbrales que introducían a nuestros antepasados en la obra y en sus momentos mágicos y que la cerraban cuando se terminaba. Contar y escuchar la historia no era solo un divertimento, era un ritual que introducía a los oyentes en el mundo sobrenatural y por tanto en un estado alterado de conciencia. Por eso estas frases existen en todos los cuentos de todas las culturas.

Muchos de estos cuentos proceden de rituales de las sociedades antiguas que servían para probar si el púber o la púber estaban preparados para la vida y para el matrimonio. Eran ritos iniciáticos, hoy en día algunas tribus aún los conservan. Por ejemplo, en algunas se adiestra al púber para unas pruebas. Cuando el chamán considera que está preparado, le ofrece unas armas mágicas: escudo y flechas, lanza o cualquier otra herramienta necesaria. Luego tiene que adentrarse en la selva solo y sobrevivir varios días, a veces incluso es perseguido por los de su propia tribu. Si pasa con éxito estas pruebas, el púber vuelve a la tribu y ya está preparado para tomar esposa. Por esta razón, la mayoría de los cuentos acaban en boda. El chamán está representado en la historia por un personaje mágico: la bruja, el mago, el enano… Las armas mágicas son las que ayudan al héroe o heroína: un saco de prosperidad, unas tijeras que fabrican solas la ropa, una capa con la que el héroe se vuelve invisible… La boda simboliza la preparación para el matrimonio. Pero también es la integración de la parte masculina y femenina en una persona, la madurez después de haber pasado por los rituales. Cuando un príncipe rescata a una princesa, la persona está rescatando e integrando su parte femenina, el ánima. Y lo mismo ocurre cuando una heroína rescata a su marido o a su amado, es el encuentro con su animus o parte masculina. Los cuentos son comunes a todas las culturas y se extendieron por todo el mundo. Por ejemplo, se piensa que Cenicienta es de origen chino. Cenicienta es muy bella y uno de los atributos de su belleza es el tamaño diminuto de sus pies, símbolo de belleza en la China clásica. 

Y no solo tienen un valor mágico y simbólico, son documentos de las costumbres de la época. Cuando en una de estas narraciones un genio castiga a un humano por cortar un árbol, generalmente estamos hablando de desbroce. Toda gruta llena de tesoros, como en el caso de Aladino y la lámpara maravillosa, hace referencia a las cámaras funerarias. Los cuentos en los que aparece el fuego, cuando el ogro o la ogresa caen en un horno (como la bruja de Hansel y Gretel) hacen referencia a la forja y alquimia. La muerte de la madre es un hecho muy frecuente en los cuentos de hadas. Hasta el siglo XX muchísimas mujeres morían en el parto. Los niños se quedaban huérfanos con mucha rapidez. En el mundo rural el padre se apresuraba a casarse de nuevo casi por necesidad y los niños del primer matrimonio se quedaban a cargo de la nueva esposa. Los finales de estos cuentos suelen ser terribles. En la actualidad los finales han sido edulcorados para la mentalidad de los niños. Pero en las versiones originales Caperucita muere devorada por el lobo según Perrault (aunque no en la versión de los hermanos Grimm); los pájaros se comen los ojos de las hermanastras de la Cenicienta y leamos lo que le ocurre a la madrastra de Blancanieves: Al entrar reconoció a Blancanieves y la angustia y el espanto que le produjo el descubrimiento la dejaron clavada al piso sin poder moverse. Pero ya habían puesto zapatos de hierro sobre carbones encendidos y luego los colocaron delante de ella con tenazas. Se obligó a la bruja a entrar en esos zapatos incandescentes y a bailar hasta que le llegara la muerte. Las leyendas no tenían un autor definido, eran fruto de la tradición oral. Con el tiempo aparecieron los recopiladores, que recogieron las leyendas para ponerlas por escrito como Giambattista Basile autor del Pentamerón. Más tarde, alrededor de los siglos XVIII y XIX, surgieron otras versiones como las de Charles Perrault, Jacob Grimm y Wilhem Grimm o Jeanne-Marie Leprince de Beaumont. Los hermanos Grimm, como buenos alemanes, fueron recopilando las distintas leyendas con sus versiones. Perrault les puso más imaginación. El único cuento de autor que se ha incluido en este oráculo es el de El Patito feo, de Andersen, aunque ya ha pasado a formar parte de la tradición de cuentacuento. 

  Los cuentos de hadas y la mitología 


Algo que hay que aclarar sobre los cuentos de hadas es que se llaman así pero en la mayoría, aunque aparezcan seres mágicos, no aparecen hadas. No existen las hadas ni en Los músicos de Bremen, ni en Blancanieves y los siete enanitos, ni en El Sastrecillo valiente ni en la mayoría de los cuentos. Otra de las grandes cuestiones de estas historias es si proceden o no de la mitología. La mayoría de los críticos se inclinan a favor del sí. Por ejemplo, el mito de Psique y Eros tiene la estructura que un cuento de hadas. Blancanieves tiene relación con el mito de Edipo. Edipo fue escrito por Sófocles pero está basado en la leyenda anterior. El relato mítico y los cuentos de hadas tienen en común que trata sobre un encuentro entre los humanos y los seres sobrenaturales (dioses, genios, hadas…). A pesar de ello hay diferencias entre mitos y cuentos. Los cuentos infantiles son optimistas mientras que los mitos son pesimistas. Los primeros están protagonizados por personajes sencillos, muchos de ellos de origen humilde, y tratan de mostrar cómo tienen que moldear la realidad y ponerla de su parte. Les ocurren desgracias que le pueden pasar a cualquier persona, y el premio es vivir felices el resto de sus vidas. En los cuentos de hadas aún quedan vestigios de su origen ritual y aparecen los seres mágicos: hadas, brujas, brujos, enanos con magia… El mito nos cuenta las aventuras de un héroe, un ser casi sobrenatural. Su premio suele ser la inmortalidad, como es el caso de Psique, Hércules o Ariadna. En la mitología los héroes tienen nombre, son hijos de reyes o de dioses. En el cuento el héroe o heroína no siempre proceden de clase alta. Blancanieves y Piel de asno son princesas, pero Hansel y Gretel son niños abandonados en el bosque porque sus padres no tienen con qué alimentarlos; Caperucita es una niña que le va a llevar comida a su abuelita; y el amo del Gato con botas es el hijo de un molinero que está en una situación paupérrima. No tienen nombre, les llaman Cenicienta porque estaba al lado de las cenizas; Caperucita roja porque tiene una caperuza de ese color; el Gato con botas porque calza unas botas o Sastrecillo valiente porque ese es su oficio. Todos los cuentos suelen partir de la pérdida de un paraíso. De repente el mundo donde viven se hace inseguro y caótico y tienen que emprender la aventura. Son historias de iniciación que obligan al héroe o heroína a superarse. 

¿Son sexistas los cuentos de hadas? 

 Dicen que los cuentos de hadas son sexistas y que reducen la dignidad de la mujer. Ellas son pasivas y los príncipes activos. De esa manera a los niños se les inculca luchar por lo que quieren y a las niñas se les inculca someterse, no hacer nada por salir de la opresión y simplemente esperar porque, gracias a su belleza física, la heroína atraerá a un príncipe que le resuelva todos sus problemas y se case con ella. Nada más lejos de eso. Con simple vistazo al Pentamerón. El cuento de los cuentos nos encontramos a heroínas activas que tienen que emprender la huida para alejarse de un peligro o del deshonor, o que empiezan la lucha para conseguir lo que quieren. Eso lo vemos en La osa en el que una joven tiene que huir porque su padre se quiere casar con ella. Son heroínas muy dinámicas que no se conforman con llevar una vida de opresión y muchas veces los que ejercen esa opresión son figuras masculinas: los hermanos, el padre, un ogro… La recompensa siempre es casarse con un príncipe o recuperar al príncipe con el que se habían casado y, por una serie de malentendidos, lo habían perdido. El hecho de que acaben en boda la mayoría de los cuentos es, como ya se ha dicho antes, porque estos proceden de ritos de iniciación, en los que el adolescente o la adolescente se sometían a una serie de pruebas. Ellos, los protagonistas masculinos, también se casan con princesas y con esto se salvan de la pobreza y mejoran sus vidas. De hecho, hay muchos cuentos en los que el protagonista es pobre, y después de una serie de aventuras y de ser maltratado por el rey o alguna figura de autoridad se casa con una princesa. En el Pentamerón tenemos varios ejemplos como Cagliuso, e incluso hay cuentos más famosos recopilados por otros autores como Juan Sin miedo, El gato con botas o El sastrecillo valiente. En todos ellos el protagonista es de origen humilde y al final sus virtudes son reconocidas y premiadas con una boda principesca. Quizá ha sido la forma de propagar los cuentos lo que ha influido en dar una visión sexista. Por un lado se han fomentado y divulgado más aquellos cuentos o aquellas versiones en los que la protagonista femenina es de origen humilde, cae en peligro y acaba salvándose por la boda con un príncipe. Siempre se harán más ediciones de La Cenicienta y de Blancanieves que del Sastrecillo valiente y de Juan sin miedo. Otro ha sido que los recopiladores al fin y al cabo eran hombres de su época. Y cuando estos cuentos se pusieron por escrito, la mujer no era más que una posesión patriarcal. Los hermanos Grimm intentaron siempre dar una visión objetiva. Perrault escribía en parte condicionado ya que las historias iban a ser leídos por el rey de Francia y toda su corte. Por eso, Cenicienta, que es una heroína bastante activa, se convierte en una protagonista pasiva y que acepta la humillación sin rebelarse. O Caperucita no puede renacer de sus propios errores y muere devorada por el lobo. Por otro lado también ha influido la visión de las películas de Walt Disney. Por ejemplo, en la versión original los enanitos son pulquérrimos y tienen la casa ordenada y aseada. Pero en la película necesitan una mujer en casa, un toque femenino. Cuando entra Blancanieves a una casa en la que no hay nadie en ese momento y no sabe quiénes son sus dueños, lo primero que hace es ponerse a limpiar y sacudir el polvo mientras los pajaritos la ayudan y ella canta alegremente. ¿Cómo puede interpretar esa escena una niña? La Bella Durmiente es una excepción. La princesa cae dormida y un príncipe la despertará con un beso. Pero es un cuento excepcional ya que el protagonismo no son las aventuras sino la pasividad. De hecho no la salva cualquier príncipe. Ella tiene que tener su proceso interno, su período de incubación para adaptarse al mundo. Hay príncipes que intentan despertarla antes de los cien años, pero estos sucumben y mueren. Se puede decir que es el tiempo quien tiene la fuerza y no un príncipe activo.

  Resumen y simbolismo de los cuentos 


 Los cuentos de hadas tienen un significado simbólico. Por ejemplo en Los tres cerditos las tres casas representan la evolución de la humanidad: la choza, la casa de madera y la de ladrillo; en La Bella y la Bestia la protagonista tiene que aprender a aceptar a su bestia interior y Caperucita Roja tiene que aprender a tener cuidado de los lobos de los salones. Son historias contadas en forma muy sencilla que esconden un gran simbolismo. El simbolismo tiene una gran fuerza en nuestro subconsciente. Por eso con este oráculo he querido utilizar esta riqueza cultura. Toda la sabiduría que ha llegado a lo largo de tanto tiempo hasta la actualidad puede ser utilizada como una guía para nuestra vida. Este oráculo se ha concentrado en las versiones originales. A continuación aparece el resumen de cada cuento, la versión que se va a seguir en el oráculo para facilitar la lectura de las cartas. Aunque siempre es interesante conocer otras versiones de los cuentos.

  1—El gato con botas. La astucia y la creación de la prosperidad El gato con botas es un uno de los cuentos más curiosos porque en el fondo subyace una falta de ética por parte del protagonista. Mientras que la mayoría de los cuentos de hadas hablan de la ley del karma, los buenos reciben su premio y los malos su castigo, el gato con botas triunfa usurpando las tierras a un mago y amenazando a unos campesinos.


El oráculo de los cuentos de hadas, Patricia Sánchez-Cutillas

domingo, 1 de noviembre de 2015

Taller de escritura: Do you like to write?

¿Te gusta escribir y quieres aprender o repasar tu inglés? Pues aquí tienes este libro, Do you like to write?, una traducción excelente de Eduardo Salgado.


Do you like to write?
Author: 
Patricia Sanchez-Cutillas 

 We are all artists 

 Ideas abound. You could go and search for them on the other side of the ocean, but they could be in the wardrobe of your home. And, the same as ideas, talent is in every person. Everyone has some talent. Whether it develops or not, that is another matter. Talent is useful to do paintings, write books, create enterprise, decorate homes, make your own clothes… The only thing that has to be done is that you explore yourself; to find out which is the most appropriate field. The theory that God has given the gift of art to only a few has already been ousted by psychologists. We all have the seed of creativity within us, hoping to place it in the adequate continent so that it starts to grow. The only difference between a famous writer and a person who would like to be one is ones own image. A famous person believes in himself and has prepared himself for a long time. Whomever is not yet one, he or she has the vague dream that if he or she were born again, he or she would be a writer, a sculptor, or whatever it might be, but inside, he or she is ashamed of his or her own ambitions. By choosing this book you are betting on a more ample horizon for your world and everything that you do for yourself will always echo favourably in your life. I urge you to explore yourself, never be ashamed of your artistic ambitions, bet on yourself and become surprised by the abilities that you discover, don't have limits. Greetings,


 Patricia Sanchez-Cutillas


 CHAPTER I 

How to put spirit into your characters. To build characters is the job of artisans. To put a spirit in them is the job of artists. Your characters should be credible, they should make the reader forget that they don't exist, they should make them forget that the scene is created through words; which are mere symbols written on paper. Without them fiction does not exist. In your literary universe you have to be conscience of who is acting, how the character talks, what its favourite colours are and why, how is its physical aspect, its wishes, fears and obsessions, which of its feelings is more developed, how its house or room is decorated, which places it visits and with what type of people it relates to. Although these details do not appear in the narrative, the author has to know them. If a female character goes to a first date dressed with a red dress, it has one meaning, if she goes in pink, that has another meaning. If in a scene one takes out a plastic lighter instead of a golden one, this gives you one type of information. If you drink a coke instead of a fanta or a juice, you are giving out information about the character. How do you build them? How do you give birth to a character? It is simple. You probably think that not one can occur to you. But along your life you have known many people. Your memory has assimilated much information, different psychologies, tastes and actions. Within your memory nothing is wiped out. You might find it hard to access your data bank. But all that is known remains within you. Within our interior we have a great potential that we can use. Our intuition and intellectual potential, very efficient elements to give life and plausibility to fiction creatures. You can create them in several ways. One of them is to focus on someone near you. Read this comment by E.M. Forster: We all like to pretend that we do not use real persons, but we do that really. I have used some from my family. Miss Bartlett was my aunt Emily; all the family read the book, but no one realized. Uncle Willie turned into Mrs Failing… As this author says you can take someone from real life. But remember that, the story on paper and set will have suffered an evolution, it will end up having its own life and it will disassociate itself from the original person. And, to create good characters do not make the mistake of thinking that you need to travel or know many people at this moment. The bus drive on the bus that you get on every day, the people at the office or the baker are just as good. You could also take another option, not only for your life, but also for the writing. If there is a part of you that you like to hide or it bothers you, a side of you that you like to hide, bring it out, turn it into a character and you will free yourself from its tyranny. If a part of you feels envy, take advantage of that, give it a creative outlet; change it into an envious character. All that you have inside of you, you can use it to write with, not only your good side but also your dark side. Cook it. What counts is that chemistry, the way of combining the ingredients, the interest that the hands who mixes it puts in it. Another option is to take the character from History. To put a historic character into a novel might be interesting. For this you would have to do research and imagine the different situations that your creature could live. You would have to respect historical events, fill in and colour the missing bits of his emotion and daily life. Remember what Ernesto Sabato wrote in The write and his ghosts: If it is true that the characters of a novel come from the creator´s own heart, no one can create a bigger character than himself, and if he takes it from history, he will bring it down to his own level. Theatre and narrative are full of Cleopatras and Napoleons who are no higher than their culprits. On the other hand, modest beings are brought up to the height of their great creators. It is probable that Laura and Beatrice may have been trivial women; but we will no longer know, as the ones we know were raised to the summit of Petrarca and Dante. The poet does with his women which, on the humble scale, all lovers do with the loved one. There are many other ways of creating characters. One of them consists in inventing them without worrying if you are unconsciously inspired on someone who you know or if it's a part of yourself. Trust that our hands have wisdom and don't stop writing. We sometimes start to write without having a clear idea what our character is made of and while we go deeper into the narrative we also deepen in its true personality. We will know him more the more we become close to our character. When we already know it - as if we had had more than a coffee together - we will be able to get rid of our first writings where his personality dithered. There are many ways of creating characters. You have to know which one is useful to you. In a novel where there's a lot of people, it's impossible not to mix several methods. Clarin in La Regenta created so many characters that he used psycho-zoology in some of them, in other words; to create a character with the character of an animal. Arreola also uses this method, and the character of an animal make us understand the soul of some human beings. Showing instead of manifesting Once you have that defined you don't have to explain to us how it is, but rather show its way of being by its actions: by what he says, how he says it, by his little choices or by his gestures. In a narrative nothing is wasted and everything has a reason. Describing a scene where everyone are sitting around a round table has one meaning, and if they are all sitting around a rectangular table, this has another meaning. In a rectangular table there are presidential places; on the extremes, which mark hierarchies. The two extremes will have more importance, which wont have a window or door behind them. If you describe, not a classic work meeting, but rather a family scene, the psychological importance will be on the characters that are dominated by the characters. A round table creates an atmosphere of informality and calmness. Every person has the same vital space. In the King Arthur legends the knights sat at a round table to give everyone the same order of importance. However, to have someone as in the case of the king, with a higher status than the others, and this unwittingly created a hierarchy and the knights who sat near to Author were conferred more power. If you create a family scene around a round table, but on it there is a someone who had a fixed place and it is placed in front of the television or has some type of advantage, there will be an order of importance according to how the people sit. The most advantageous place will be for the member of the family who has more power. When you put the dolphin characters to work, you do not need - for the narrative - to explain what they are like. That would weaken the narrative. It may be that the reader doesn't realize it in a rational manner, but we all have a great intuitive capacity. If you put a person there who isn't powerful, and he just about has a plot or character strength by presiding the table; the reader won't know why but unless there's a reason for the argument, the narrative won't be credible. Square tables are good for scenes where there are card games or table games, as they all start with an equality of conditions. And if you want to place the story in an office, remember that the higher up the boss´s seat is, the more desire the boss will have to intimidate his employees. With this you will show us that the cult of personality of bosses is practised in a company. In the film The great dictator there is a great scene in which Mussolini and Hitler compete on who should have the highest chair. Image for both dictators are very important. Gestures, small actions, hesitations, insecurities, and initiatives also give your fictional creatures, soul. Allan Pease in Language of the body tells us that there is a series of non-written norms that we westerners faithfully respect. For example, in public transport full of people, this tells us: 1. It´s not correct to talk to everyone, not even to someone you know. 2. You must avoid looking at people. 3. You must keep a “poker face”, completely inexpressive. 4. If one has a newspaper of book at hand, you will pretend to be buried in reading. 5. The more people there are in that place, you must move less. 6. In lifts (elevators) you must look at the panel which indicates the numbers of the floors. This study corresponds to the western world. Behaviour will vary according to the country where its history develops. In your story someone could break the silence in the lift. In this way, you could show an optimist who is waiting a response to his comment; or an altruist who wishes to ingratiate himself with the human genre; or someone who is not timid and likes to make himself shown: or someone who was nervous and needed to talk. And if you want to show that he's very nervous, instead of saying it, he could have a laughter attack in front of disapproving looks by the rest of users. What name can you give your characters? A name's important. It's the mask or business card that he will have in all of its history. There are no rules over choosing them, only what they suggest to you. Fashion in women´s names might be more fleeting than the names of men. The fashion of female names is more influenced by names of princesses, actresses and beautiful people in general. If your character is called Antonia, it's not the same to call it with its whole name or to call it Toni. The same thing will happen with Francisca when you call it Paqui. Francisca or Antonia are strong names, maybe a little old depending on the area where they live. Toni and Paqui would correspond to women who want to sweeten or even hide their names, women who do not like what they are called or who prefer vanity rather than personality. A male adult character, who has taken his father's name and they still call him with a diminutive name (let's say Tommy, Dicky or Little Harry) without it being a problem for him, will still carry on psychologically being a son. Or maybe the name Peter Pan. It could also be that his friends call him by his name and his family by the diminutive name. This could be interpreted as a wish by his families that he does not grow up. In Fortunata and Jacinta, by Benito Perez Galdos, Juanito Santa Cruz is a young man spoilt by life and by his mother. Being from a wealthy family he put his studies aside so that he can enjoy himself. He doesn't care about the pain he causes Fortunata and Jacinta while he carries on enjoying himself. In respect to surnames, it's not the same to be called Gutierrez, Fernandez or Sanchez rather than Balenciaga, Moliner de la Fuente or Alvencejillo. It's not the same to be called Estelles in Valencia (where the surname is common) than Estelles in Extremadura. In Valencia there are many, but in Extremadura it would be a less common name. In one of his works, Vazquez Montalban creates a female character that is lesbian and who he calls Marta and with surname Miguel. There are names after professions; Carpintero (carpenter), Pastor (shepherd), Zapatero (shoemaker), that come from ancestors who did those jobs. There are also place-names like Francisco Madrid or Maria Jose Granada. And other names who tell us subtly part of the drama. For example, in the Regent, the Clarin (bugle), the donjuan (lover-boy) of the TV soap is called Alvaro Mesias. At one moment of the story, the Regent sees him as a person whose love is going to save her from her critical boredom. Although, in the end, he provokes the fall of the Regent. When you put a name to a character it's better to do it in your own language. Many novel writers have the tendency to put English names or foreign environments influenced by cinema or television. Unless the character is foreign, you have to put them in your own language; or unless you want to locate your story particular environments where you will tend to give names to children with anglicized names and even write them in a Spanish fashion; Yonatan, Yenifer… What happens when we imagine a character and we do not know what to call it? Then put in a temporary name. Let the narrative advance and, when the character is more outlined, you will find a name and a surname. A good source for inspiration for names can be the mundane telephone guidebook. You can obtain many ideas not only for names but also, in the case of the Yellow Pages, for professions. You can see lists of surnames on the Internet. Reality usually is above fiction. Artistic election The artistic election is for you to have a good time, not to suffer. This is a practical exercise that serves you to project what you have assimilated in each theme. When you do this, remember that within you there lives a creator and a critic. While you are writing, the creator's voice has to be stronger than the critic's so that he doesn't block you. 1st.—Announce some five or six rules about the people in a determined situation have to behave. It could be in a bank queue, at the bus or in any other situation that you might invent. 2nd.—Read this example: An indecisive character: Who says: Listen, maybe tomorrow if I decide I´ll go by there. Who does: Goes out of his house, walks two paces and stops. Later comes back and puts the key in the door, and turns around to go again. Who thinks: Since I am late going to the dinner maybe I should buy a bottle of wine, but maybe I will loose time if I do that. That has the name: Cecilio Solis. Now you should answer these four questions; what does he say, what does he do, what does he think and what name does this character have: 1º—Unsure. 2º—Obsessive. 3º—A show-off. 4º—Imaginative. Also invent what type of work he has or what he does for a living.

sábado, 24 de octubre de 2015

El cervantista de Altea

Hola, os pongo aquí un artículo extraído de Jubicam, que habla sobre Franciso Martínez y Martínez, cervantista y escritor. Su biblioteca sobre Cervantes fue la más importante de España antes de la Guerra Civil española. Y de paso os comento que era mi bisabuelo. ¿Se parece a mí? Autor de artículo: Vicente Ramos. Nacido en 1866, Francisco Martínez Martínez, acompañado de su tío-abuelo Francisco Martínez Rostoll, sacerdote, deja Altea para instalarse en Valencia, en cuyo Seminario Conciliar cursa tres años de latín y uno de filosofía. Bachiller en Artes, se matricula en la Facultad de Derecho, en cuyas aulas traba amistad con Vicente Blasco Ibáñez, Rafael Altamira, Francisco Martínez Orozco, etc, relaciones cordiales que arraigaron para siempre en su vida. Licenciado en 1889, ingresó en el Colegio de Abogados de Valencia y tomó parte asidua y brillante tanto en la redacción de periódicos escolares, como en la viveza de tertulias y centros literarios y científicos. Casado en 1894, enviudó en 1903 contando con tres hijos. Este era su retrato, según Baig-Baños: “Su frente amplia, sus ojos grandes y penetrantes, sus facciones correctas, sus cabellos con hebras de plata partidos en dos crenchas, su bigote negro perfilado, sus ligeras patillas (...), su estatura regular, su talla erguida, sus ademanes de hombre mundano, sus manos aristocráticas...”
Miembro activísimo y casi siempre desempeñando los más altos cargos de las principales entidades culturales de la ciudad de Valencia – Lo Rat Penat, Sociedad Económica de Amigos del País y Centro de Cultura Valenciana (hoy, Real Academia de Cultura Valenciana)-, sus primeras publicaciones se refirieron a un homenaje al Conde de Lumiares y a un estudio sobre la población de Pego, ambas en 1909, si bien debemos destacar la edición, en 1912, del primer tomo de Folklore Valenciá. Coses de la meua terra. Francisco Martínez Martínez Precisa su biógrafa Carmelina Sánchez–Cutillas que “el año 1905 se despertó en Francisco Martínez el interés por la vida y la obra de Miguel de Cervantes, principiando desde aquel momento su colección cervantina que no dejaría de acrecentar mientras vivió (...), siendo conocida por todos los cervantófilos españoles y extranjeros.” De 1919 es el siguiente inventario hecho por el propio bibliófilo cervantista: “del siglo XVII no tengo más de 17 ediciones; del siglo XVIII, 42; siendo las restantes de los siguientes. Tengo la edición príncipe de las ocho comedias y ocho entremeses. Tengo 7 ediciones de Avellaneda y de otros tantos imitadores, hasta 42. Igual número de piezas de teatro. De ensayos y oraciones fúnebres, 41. Vidas de Cervantes, comentaristas e intérpretes, 294.” En este punto, no debemos olvidar su traducción del “Quijote” a la lengua valenciana. “Pese a que esta traducción permanece inédita, el hecho es conocido dentro y fuera de los círculos cervantistas”, comenta su biógrafa. Y añade: “Sin embargo, aquella biblioteca que no sólo mereció las alabanzas de un competidor como Sedó, sino las de todos los cervantistas y bibliófilos españoles y extranjeros, estuvo a punto de dispersarse y perderse para siempre en los primeros días de la revolución española”. Francisco Martínez Martínez falleció en Altea el 5 de octubre de 1946, desde cuyo año su biblioteca cervantina se custodia en la Diputación Provincial de Valencia.


Patricia Sánchez-Cutillas

domingo, 11 de octubre de 2015

Narraciones peligrosas: Fortunata y Jacinta, de Benito Pérez Galdós

Benito Pérez Galdós denuncia en Fortunata y Jacinta la vulnerabilidad en la que vivían las mujeres en el siglo XIX, sobre todo las pobres. Por un lado nos cuenta las aventuras amorosas de hombres como Juanito Santa Cruz, que puede llegar al matrimonio habiendo tenido anteriormente amantes sin que nadie cuestione su honorabilidad. Sin embargo, cuando Maximiliano, el estudiante a boticario, quiere casarse con Fotunata, la familia rechaza la idea porque es una deshonra. Como este insiste, la familia decide que Fortunata pase por un período de purificación si quiere convertirse en una señora casada. Galdós nos cuenta que por entonces existían instituciones religiosas que enderezaban a las mujeres, no solo a las solteras sino también a las casadas. Los hombres casados podían tener todas las aventuras que quisieran. Pero las mujeres podían ser condenadas por sus maridos a ser encerradas por un tiempo en esa especie de correcional.
Leamos lo que le dice Nicolás, el hermano cura de Maximiliano, a Fortunata y las pruebas por las que ella tiene que pasar si se quiere casar con Maximiliano: Hay en Madrid una institución religiosa de las más útiles, la cual tiene por objeto recoger a las muchachas extraviadas y convertirlas a la verdad por medio de la oración, el trabajo y del recogimiento. Unas, desengañadas de la poca sustancia que se saca al deleite, se quedan allí para siempre; otras salen ya edificadas, bien para casarse, bien para servir en casas de personas respetabilísimas. Son muy pocas las que salen para volver a la perdición. También entran allí señoras decentes para expiar sus pecados, esposas ligeras de cascos que han hecho alguna trastada a sus maridos, y otras que buscan en la soledad la dicha que no tuvieron en el bullicio del mundo, (…) Bueno, usted va allí y la tenemos encerradita durante tres, cuatro meses o más. El capellán de la casa es un amigo mío, que es como si fuera yo mismo. Él le dirigirá a usted espiritualmente, puesto que no yo no puedo hacerlo, porque tengo que volverme a Toledo. Pero siempre que vuelva a Madrid he de ir a tomarle el pulso y a ver cómo anda de educación, sin perjuicio de que antes de entrar en el convento le he de dar a usted un buen recorrido de doctrina cristiana, para que no se nos vaya allá totalmente cerril. Si pasado un plazo prudencial, me resulta usted en tal disposición de espíritu que yo la crea digna de ser mi hermana política, podría quizá llegar a serlo.

Patricia Sánchez-Cutillas

viernes, 18 de septiembre de 2015

Taller de escritura: Pon un punto morboso a tus personajes



Hola, aquí te pongo unas páginas de mi libro ¿Te gusta escribir? Espero que te dé ideas para construir tus personajes.

CAPÍTULO II Pon un punto morboso a tus personajes

En este capítulo vamos analizar varios personajes universales para aprender luego a crear los propios.

Sherlock Holmes cogió la botella del ángulo de la repisa de la chimenea, y su jeringuilla hipodérmica de su pulcro estuche de tafilete. Insertó con sus dedos largos, blancos y nerviosos, la delicada aguja, y se remangó la manga izquierda de la camisa. Por un instante sus ojos se posaron pensativos en el musculoso antebrazo y en la muñeca, cubiertos ambos de puntitos  y marcas  de los innumerables pinchazos. Finalmente, hundió en la carne la punta afilada, presionó hacia abajo el delicado émbolo y se dejó caer hacia atrás, hundiéndose en el sillón forrado de terciopelo y exhalando un profundo suspiro de satisfacción.
Durante meses había presenciado esta operación tres veces al día.

Arthur Conan Doyle, El signo de los cuatro


Lo más interesante de las obras de Arthur Conan Doyle es el personaje. El estilo puede gustar o no acabar de convencer, pero creó un personaje inolvidable, cuyo perfil casi todo el mundo conoce. La silueta del detective de pipa y lupa la tenemos impresa en nuestras mentes, a pesar de que estas obras se escribieron hace más de un siglo.
El escritor trazó de forma muy minuciosa a este personaje. Sherlock es un detective inteligente, sagaz, petulante, eficaz, utiliza métodos racionales y deductivos, supera con creces la inteligencia del narrador Watson, toca el violín y es cocainómano y misógino. Posee una parte luminosa y útil para la sociedad, pero no carece de otra sombría y destructiva.
 Leamos el siguiente párrafo también del mismo libro. Son palabras de Sherlock Holmes, palabras que dotan de alma al personaje. En el párrafo anterior, Watson le ha expresado a  Sherlock su disgusto cuando lo ve inyectarse cocaína. Esta es la respuesta de Sherlock:

Mi mente se subleva ante el estancamiento. Proporcióneme usted problemas, proporcióneme usted trabajo. Déme los más obtusos criptogramas o los más intrincados análisis  y entonces me encontraré en mi ambiente. Podré prescindir de estimulantes artificiales. Pero odio la aburrida monotonía de la existencia. Deseo fervientemente la exaltación mental.

También tenemos a otro personaje inolvidable y diferente al anterior: Bernarda Alba, de Federico García Lorca.
A Bernarda no le estimula el desafío intelectual, no vive buscando la novedad. Su lucha cotidiana consiste en la implantación de lo antiguo, de la tradición, del luto, en no permitir que los demás puedan murmurar sobre ella o sobre alguna de sus hijas. A esta mujer, a la que se le acaba de morir el marido y que no derrama ni una sola lágrima delante de los demás, lo que le obsesiones es conseguir que sus hijas actúen como ella, con la misma disciplina y dureza, negando o reprimiendo los sentimientos si es preciso. Bernarda se ve con la obligación de tomar el papel, tal y como se entendía en aquella época, de hombre de la casa, el de defensor del honor; y al hacerlo niega a sus hijas lo maternal y la receptividad. Es un personaje que intenta imitar la fuerza masculina, pero una fuerza mal entendida ya que se basa en el miedo al qué dirán, y lo único que consigue es actuar con crueldad.

Bernarda, por ser un personaje de una obra de teatro, se da a conocer por medio de sus palabras, por la forma en la que actúa y por el miedo que le tienen el resto de los personajes.
Vamos a leer a continuación el final de la obra de García Lorca. Adela, la hija pequeña, ha cometido un pecado imperdonable en ese marco social: sin estar casada, ha mantenido relaciones sexuales con un hombre, Pepe, que además es el prometido de su hermana mayor. Bernarda le dice que lo ha matado y Adela entra en una habitación y se ahorca. Estas son las palabras que Lorca pone en boca de Bernarda al descubrir que su hija ha muerto:

BERNARDA.—¡Descolgarla! ¡Mi hija ha muerto virgen! Llevadla a su cuarto y vestirla como una doncella. ¡Nadie diga nada! Ella ha muerto virgen. Avisad que al amanecer den dos clamores las campanas.
MARTIRIO.—Dichosa ella mil veces que lo pudo tener.
BERNARDA.—Y no quiero llantos. La muerte hay que mirarla cara a cara. ¡Silencio! (A otra hija.) ¡A callar he dicho! (A otra hija.) ¡Las lágrimas cuando estés sola! Nos hundiremos todas en un mar de luto. Ella, la hija menor de Bernarda Alba, ha muerto virgen. ¿Me habéis oído? ¡Silencio, silencio he dicho! ¡Silencio!

Bernarda es la mujer que no se permite sentir y que no permite que los demás sientan. Para ella sus hijas son una propiedad y si una ha roto las reglas, le hace merecedora de la muerte.

Estas son las palabras que cierran la obra. De ellas deducimos del personaje lo siguiente:

1-No siente la pérdida de su hija. La rabia y el miedo son más fuertes que el amor materno. No existe el amor en la vida de Bernarda.
2. Es un personaje déspota y manipulador, porque no quiere que sus otras hijas lloren por la hermana muerta, quiere controlar sus emociones. Y a la vez de déspota sabemos que es terriblemente débil por el miedo que siente al escándalo.
3-No se siente culpable por haber provocado el suicidio de su hija. Su código de ideas es más importante que la afectividad. Lo único que le importa es la reputación de su hija y, como consecuencia, la de su familia.
 Otro gran personaje de la Literatura es Satanás de El paraíso perdido, de Milton. Milton era un hombre muy religioso y escribió una obra donde contaba cómo Satanás se rebela contra Dios y cómo hiere a Dios causándole daño a través de lo que más ama: el hombre. En las escenas donde habla del Ángel Caído, el ángel que se rebela por la libertad, Milton, a pesar de su puritanismo, se entusiasmó y creó un personaje bello y majestuoso.

Mas ya, en el fuego líquido estribando,
De pie se pone el infernal Gigante,
A un elevado monte semejante.
(…) Allí el caudillo y su lugarteniente
Belzebuth, que de cerca le ha seguido,
El vuelo paran y concordemente
La nueva libertad de haber salido
Del lago ardiente aplauden, cual si fueran
Deidades que a sus fuerzas la debieran.

Y no solo lo construye soberbio, sino que a lo largo de la obra va evolucionando y pone de relieve sus dotes de buen estratega.

Así el astuto Belzebuth procura
Persuadir que se adopte el plan maligno,
De la invención de su Monarca digno,
Que en su arenga lo había indicado.

Y Milton, cuando lo tiene que convertir en serpiente para engañar a Eva, no duda en humanizarlo.

¡Oh, vergüenza! ¡Oh, disfraz el más ajeno
De un ser rival de Dios! ¡Yo que he podido
alborotar del cielo los confines
(…) reducido a esconderme en el inmundo
Cuerpo de una serpiente (…).

Milton el artista se enamoró de su personaje Satanás. Creó un personaje inteligente, amante de la libertad y un gran estratega. Lo humanizó, lo degradó a serpiente y ahí reside uno de los mejores elementos de El paraíso perdido. Milton el artista no puede dejar de sentir pasión por el personaje que moralmente censuraba como puritano.

¿Te gusta escribir?, Patricia Sánchez-Cutillas

jueves, 17 de septiembre de 2015

Taller de escritura basado en Virginia Woolf


http://www.talleresdeescrituracreativa.es
Virginia Woolf nació en Londres en 1882 en época victoriana.
El origen familiar marcó su destino como escritora. Su padre fue Lesley Stephen y procedía de la alta burguesía de una familia que valoraba mucho la cultura y lo intelectual. Por entonces la educación estaba negada a las mujeres, pero Virginia pudo formarse  gracias a la biblioteca de su padre.
Stephen se casó con la hija del escritor Thackeray, pero esta murió pronto.
La madre de Virginia, Julia, tuvo tres hijos y también enviudó. Stephen y Julia se conocieron y se casaron. Del matrimonio, al que ella aportaba tres niños, nacieron cuatro más: Thoby, Vanessa, Virginia y Adrian.
A la casa acudían con frecuencia las tías por parte de la familia Thackeray. Eran mujeres avanzadas para su época y algunas de ellas ejercían profesiones liberarles y artísticas.
 Cuando Virginia tenía nueve años, ella y su hermano Thoby hicieron un periódico.
Virginia recibió una herencia muy intelectual y artística y un modelo femenino diferente al que correspondía por su época. Sabemos que no pudo estudiar en el colegio por ser mujer, pero puede que tuviera profesor de griego. Su padre le daba los libros  y a los dieciséis años tuvo total libertad para elegir las obras que quisiera leer. Esto era algo inaudito para una joven en aquella época. Cuando llegó a la edad universitaria, vio con frustración como su hermano Thoby por ser hombre podía ir a la universidad, camino que a ella le estaba vedado.
A los trece años su madre murió. Virginia estaba muy unida a ella y tuvo su primera crisis nerviosa. Hoy en día se cree que pudo ser un trastorno bipolar. No sé sabe muy bien la causa del trastorno, quizá la muerte de su madre. En algún momento ella acusó a sus hermanastros mayores de cometer abusos sexuales con ella. Algunos biógrafos ven en ellos las causas.
No se sabe muy bien en qué consistían estas crisis nerviosas. Virginia sufría taquicardias y una gran culpabilidad, perdía la cordura. Aseguraba que los pájaros hablaban en griego, pronunciaba parrafadas con palabras obscenas y veía al rey Eduardo VII escondido en el jardín; se negaba a comer y era violenta con sus enfermeras porque estaba convencida de que la querían envenenar. Aunque en muchas de sus convalecencias, en el período final de su crisis se enamoró de alguna de ella.
En la madurez sus crisis nerviosas solían coincidir con el final de sus novelas. Puede que fuera por un esfuerzo intelectual excesivo y los nervios anteriores a los comentarios de la crítica.
Se cree que Leonard Woolf, cuando se casó con ella, no conocía estas crisis nerviosas y la primera vez le cogió por sorpresa. Una vez pasada la primera, en cuanto él veía que llegaban los primeros síntomas, intentaba que descansara.
Cuando a los trece años murió su madre, el padre se sumió en una triste melancolía. Su hermanastra Stella tomó las riendas de la casa. En el hogar de Virginia todo cambió para mal. Leslie tenía una dependencia absoluta de su mujer para los asuntos de la casa y de los niños, mientras él estaba inmerso en el trabajo intelectual.
Stella se casó y se instaló enfrente de la casa de su familia. Pero al volver del viaje de bodas, murió. El padre se deprimió aún más y desahogaba su mal humor con Vanessa, la hermana más cercana a Virginia.
Pocos años después, el padre murió. Los cuatro hermanos menores se trasladaron de barrio. De Hyde Park Gate se fueron a Bloomsbury. En aquellos tiempos simbolizaba que se cambiaban a una zona de menor categoría. Se piensa que lo hicieron con intención de quitarse de encima las continuas visitas que recibían en su anterior domicilio.
Thoby, que por entonces iba a la universidad, decidió crear una tertulia los jueves por la noche en su casa. De este modo Vanessa y Virginia pudieron conocer a contertulios bastante interesantes. Con el tiempo, varios miembros de esa tertulia alcanzarían la fama como Lytton Starchey, Leonard Woolf, Clive Bell que se casó con su hermana, o Bertrand Russell, el filósofo. De esas tertulias nació el grupo Bloomsbury.
 Virginia empezó a trabajar como escritora en varios periódicos y como crítica literaria. Después recibió una herencia de su tía y con esa renta pudo dedicarse a escribir lo que le gustaba.

Hasta entonces me había ganado la vida mendigando trabajillos en los periódicos, informando sobre una exposición de asnos o una boda; había ganado algunas libras escribiendo sobres, leyendo a ratos para viejas señoras, haciendo flores artificiales, enseñando el alfabeto a niños pequeños en un kindergarten. Éstas eran las principales ocupaciones permitidas a las mujeres antes de 1918.

Una habitación propia, Virginia Woolf


En 1909  Lytton Starchey se le declaró. Virginia, aún conociendo que él era homosexual, aceptó. Pero al final él se retractó.
Leonard trabajaba en el extranjero para el gobierno. Pero volvió dos años después porque estaba interesado en Virginia.
En agosto de 1912, cuando Virginia tenía treinta años se casó con Leonard.
El matrimonio se instaló en Hogarth House y allí montó una editorial. Fue algo muy positivo para Virginia que no tuvo que depender de las editoriales y pudo publicar allí sus obras. La editorial supuso siempre una fuente de satisfacciones. Publicaron también muchas obras del grupo Bloomsbury. Siempre les reportó bastante dinero y éxito y permitió a Virginia no tener que someterse a la planificación ni a las expectativas de otras editoriales.
En su Diario está recogido un momento en el que una editorial le pide una obra por encargo:

¿No acabo de escribirle a Herbert Fisher negándome  a hacer un libro para la serie de Home University sobre la época postvictoriana? ¡Y eso sabiendo que puedo escribir un libro, un libro mejor, un libro de mi propia cosecha, para la editorial que yo quiera! La sola idea de medrar a la sombra de esos petimetres de universidad hace que se me hiele la sangre en las venas. Así es, soy la única mujer de Inglaterra libre de escribir lo que le plazca.


Y en la próxima publicación analizaremos la obra Una habitación propia.

http://www.talleresdeescrituracreativa.es
patricia@talleresdeescrituracreativa.es

miércoles, 16 de septiembre de 2015

Acertijo literario

ACERTIJO LITERARIO.
¿Quién es este personaje?


Está desmadrada.
Se le da muy bien el arte y la guerra.
Nació porque alguien le dio un hachazo en la cabeza  a su padre.
Siempre ponen su nombre a instituciones culturales.
Su mascota es un ave de presa.
Le encanta dormir la siesta bajo los olivos.


patricia@talleresdeescrituracreativa.es
http://www.talleresdeescrituracreativa.es

Solución: Atenea

© Patricia Sánchez-Cutillas



Franz von Stuck


viernes, 11 de septiembre de 2015

RESCATANDO A EDITORES PELIGROSOS: Moses Harman, editor feminista


Moses Harman fue gran escritor peligroso y precursor del anarcofeminismo. Desde su periódico Lucifer y defendió los derechos de las mujeres.
 Aquí tenéis unas líneas escritas por Moses Harman donde cuenta el objetivo de su periódico:
[...] ayudar a la mujer a romper las cadenas que por eras la han limitado al estante de la ley artificial, espiritual, económica, industrial, social y especialmente sexual; pensamos que sólo hasta que la mujer despierte el sentido de su propia responsabilidad en todas las líneas del esfuerzo humano, y especialmente en las líneas de su campo especial, el de la reproducción de la raza, será poco cualquier adelanto genuino hacia una civilización más alta y verdadera.
 Y aquí nos cuenta el porqué del llamar Lucifer a su periódico.
Lucifer, el nombre antiguo de la estrella de la mañana, ahora llamado Venus, nos parece un apodo singular para un diario cuya misión es traer la luz a los que habitan en la oscuridad.

 Sufrió durante más de seis años penas de cárcel por decir que las relaciones sexuales forzadas dentro del matrimonio tenían que considerarse una violación. En una época, finales del siglo XIX principios del XX, en el que la mujer y su cuerpo eran considerados propiedad del hombre, Moses decía que todos los seres humanos tenían que ser libres. Le fue aplicada la Ley Comstock, ley hecha por los hombres para defender, no los derechos, sino los abusos de los hombres contra las mujeres y contra otros hombres más lúcidos. Y como consecuencia recibió 216 denuncias. Durante el resto de su vida sufrió acoso judicial y legal. Incluso a los setenta y cinco años tuvo que ingresar en la cárcel y realizar trabajos forzados, de esos de pico y pala.
Un abrazo a MosesHarman y a todos los que escribieron en su periódico para defender nuestros derechos.
Y un desabrazo y un buen cardo para Comstock y su ley, aparentemente hecha contra el vicio, pero que no fue más que un intrumento de represión contra la cultura, la libertad y los derechos humanos.
Apenas hay información en español sobre Moses Harman, aunque en el buscador se puede encontrar en inglés fragmentos de publicaciones de su periódico.

Patricia Sánchez-Cutillas



jueves, 10 de septiembre de 2015

Taller de escritura ¿Te gusta escribir?



Os presento mi libro ¿Te gusta escribir? Tiene temas como escribir a través de los colores, utilizar los sueños para narrar, los bestiarios, los personajes... Mañana os pondré algunas páginas por si os apetece leerlas

http://www.talleresdeescrituracreativa.es
http://www.litarot.es




miércoles, 9 de septiembre de 2015

Escritoras peligrosas: Concepción Arenal

Concepción Arenal fue una escritora peligrosa. Mientras en el siglo XIX los hombre más eruditos de España prohibían la educación a los mujeres, sobre todo las educación universitaria, e intentaban adivinar porqué la mujer era intelectualmente inferior al hombre, Concepción Arenal se cortó el pelo, se vistió de hombre y se matriculó en Derecho. Fue uno de los abogados más importantes de la historia y sin embargo apenas se le nombra en los libros de texto. Defendió el derecho de los presos y el de las presas que estaban en un escalafón aún más bajo, algo que nadie volvió a tener en cuenta hasta los años setenta. Su obra La mujer del porvenir es una de las más interesantes que tiene. En ella denuncia ese sistema que niega la educación a la mujer y que la condena, si no se casa, a la pobreza. Os recomiendo este libro porque analiza y desmenuza el perfil de una mujer costreñida en una educación destinada a convertirla en una ignorante y, sobre todo, en una mezquina. Cuando leáis esta obra entenderéis aún mejor el carácter de Madame Bovary o de la Regenta.

Aquí teneís algunos párrafos de ese libro. Lo podéis conseguir en wikisource

 https://es.wikisource.org/wiki/La_mujer_del_porvenir:_2


Si la ley civil, mira a la mujer como un ser inferior al hombre, moral e intelectualmente considerada, ¿por qué la ley criminal le impone iguales penas cuando delinque? ¿Por qué para el derecho es mirada como inferior al hombre, y ante el deber se la tiene por igual a él? ¿Por qué no se la mira como al niño que obra sin discernimiento, o cuando menos como al menor? Porque la conciencia alza su voz poderosa y se subleva ante la idea de que el sexo sea un motivo de impunidad: porque el absurdo de la inferioridad moral de la mujer toma aquí tales proporciones que le ven todos: porque el error llega a uno de esos casos en que necesariamente tiene que limitarse a sí mismo, que transigir con la verdad y optar por la contradicción. Es monstruosa la que resulta entre la ley civil y la ley criminal; la una nos dice: «Eres un ser imperfecto; no puedo concederte derechos.» La otra: «Te considero igual al hombre y te impongo los mismos deberes; si faltas a ellos, incurrirás en idéntica pena.»
La mujer más virtuosa e ilustrada se considera por la ley como inferior al hombre más vicioso e ignorante, y ni el amor de madre, ¡ni el santo amor de madre!, cuando queda viuda, inspira al legislador confianza de que hará por sus hijos tanto como el hombre. ¡Absurdo increíble!2
Es tal la fuerza de la costumbre, que saludamos todas estas injusticias con el nombre de derecho.
Podríamos recorrer la órbita moral y legal de la mujer y hallaríamos en toda ella errores, contradicciones e injusticias. La mitad del género humano, la que más debiera contribuir a la armonía, se ha convertido por el hombre en un elemento de desorden, en un auxiliar del caos, de donde salen antagonismos y luchas sin fin.
Los problemas de la mujer en sus relaciones con el hombre y con la sociedad, están siempre más o menos fuera de la ley lógica. ¿Es esto razonable?, ¿es racional siquiera? No hay más que una razón, una lógica, una verdad. El que quiera introducir la pluralidad donde la unidad es necesaria, introduce la injusticia y con ella la desventura.
Si supiera el hombre que nunca se equivoca impunemente, buscaría el acierto con mayor solicitud. Nosotros, que tenemos esta íntima persuasión, procuraremos desvanecer los errores que existen con respecto a la mujer. Tal es el objeto del presente escrito.

La mujer del porvenir, Concepción Arenal