viernes, 17 de agosto de 2018

Taller de escritura: crear personajes con el arquetipo de Afrodita

AFRODITA COMO INSPIRACIÓN 

PARA NUESTROS PERSONAJES

Los rasgos psicológicos de Afrodita puede representar a un persona, o solo una faceta de esta. En una historia se puede concebir como alguien que descubre de repente su poder de atracción a través de un enamoramiento. También podría representar al personaje seductor, irresistible, desinhibido, muy consciente de su capacidad de atracción, de su belleza personal. No creería en los límites ni se echaría atrás ante la posibilidad de vivir una aventura con una persona casada o de ser infiel a su cónyuge. Las suyas serían aventuras en las que buscaría la pasión, el disfrute del momento, y no la continuidad ni la estabilidad, y en las que ella tuviera muy claro que nunca se separaría de su marido (Afrodita nunca se separó de Hefestos). Después de que las relaciones se acabaran, su carácter no dejaría espacio para la nostalgia (recordemos que una vez al año recuperaba su virginidad bañándose en la laguna Estigia). Por otro lado, la parte negativa de un personaje afrodita sería la necesidad de tener continuamente aventuras amorosas para ser feliz; nos referimos al personaje que se deprime por quedarse un sábado por la tarde solo en casa, que vive hacia fuera y que no cultiva la vida interior. Tenemos la versión negativa de Afrodita en Madame Bovary. Emma Bovary vive en una ciudad de provincia. Su marido es médico, tienen una hija, ella tiene una posición más o menos acomodada. Pero siente un gran vacío en su vida. Ese gran vacío lo va llenando con aventuras amorosas, que tampoco acaban llenándola y que la llevan a endeudarse y a la autodestrucción. En la novela El retrato de Dorian Gray el personaje principal, Dorian, es un joven bellísimo. Basa el éxito de su vidan en la conservación de su belleza exterior, sin importarle el daño que hace a los demás ni a su propia espiritualidad. Elección artística Si además de gustarte la mitología, te gusta escribir, en esta sección de este libro encontrarás propuestas e ideas. Pero no vamos a llamar a esta parte ni práctica ni ejercicio, puesto que escribir es un algo jubiloso que te llevará a un viaje interior y literario. Por eso se llama elección artística:

 —Crea un personaje afrodita para la época actual, en el siglo XXI. Piensa en el tipo de trabajo que tendría, su rutina diaria, cómo se comporta con los demás en general. Y, sobre todo, disfruta escribiendo.

Extraído de Mitología para curiosos, de Patricia Sánchez-Cutillas

jueves, 19 de julio de 2018

Las niñas Ateneas


¿Ves a esa chica inmersa en libros? ¿O esa otra a la que le interesan más sus estudios que los chicos? Pues ahí está Atenea: en cualquier mujer que tenga una mente brillante, que disfrute con el conocimiento y que no soporte la injusticia.  Las ateneas son hijas del padre. Son mujeres en las que, inconscientemente, ha influido más su padre, y ambos se tratarán como compañeros más que como padre e hija.


Son niñas a las que podemos ver ayudando a limpiar el coche de su papá los fines de semana, o con un destornillador en la mano: tareas que tradicionalmente se han considerado exclusivamente masculinas. ¿Os acordáis de Jo, en Mujercitas? Le gustaba saltar, escribir, odiaba comportarse como una señorita y se fue sola a Nueva York a ganarse la vida: algo que solo podían hacer los hombres en esa época.
Misógina o no, su feminidad está más intrincada que en otras diosas. Es virgen y esto significa que una mujer Atenea sabe mantener su independencia emocional en una relación de pareja. Eso es muy positivo. Lo negativo es que puede volcarse demasiado en su trabajo o en grandes proyectos y descuidar sus relaciones. Puede ser una mujer muy atractiva, pero cuando atrae a un hombre no sabe qué hacer con él.


Extraído de Mitología para curiosos, de Patricia Sánchez-Cutillas


lunes, 9 de julio de 2018

¿Donde está Atenea?


Hola, os pongo estas líneas extraídas del libro Mitología para curiosos. Habla sobre los rasgos psicológicos de las mujeres con el perfil psicológico de Atenea.



¿Dónde está Atenea?


¿Ves a esa chica inmersa en libros? ¿O esa otra a la que le interesan más sus estudios que los chicos? Pues ahí está Atenea: en cualquier mujer que tenga una mente brillante, que disfrute con el conocimiento y que no soporte la injusticia.


Las ateneas son hijas del padre. Son mujeres en las que, inconscientemente, ha influido más su progenitor masculino, y ambos se tratarán como compañeros más que como padre e hija.

Son niñas a las que podemos ver ayudando a limpiar el coche de su papá los fines de semana, o con un destornillador en la mano: tareas que tradicionalmente se han considerado exclusivamente masculinas. ¿Os acordáis de Jo, en  Mujercitas? Le gustaba saltar, escribir, odiaba comportarse como una señorita y se fue sola a Nueva York a ganarse la vida, que solo podían hacer los hombres en esa época. 

A veces le han acusado a la diosa de misógina. Misógina o no, su feminidad está más intrincada que en otras diosas. Es virgen y esto significa que una mujer Atenea sabe mantener su independencia emocional en una relación de pareja. Eso es muy positivo. Pero puede volcarse demasiado en su trabajo  o en grandes proyectos y descuidar sus relaciones. Puede ser una mujer muy atractiva, pero cuando atrae a un hombre no sabe qué hacer con él.



Patricia Sánchez-Cutillas, Mitología para curiosos

lunes, 2 de julio de 2018

El poder de la Luna en nuestros relatos

Os pongo unas líneas del libro "Taller de escritura y magia". Habla sobre la Luna y cómo la veían nuestros antepasados. Espero que lo disfrutéis.

El poder de la Luna


La Luna, el único satélite que tiene la Tierra, siempre fue un gran misterio para nuestros antepasados. No solo la veneraban y, aunque científicamente no la conocían, entendían los cambios que producía en las cosechas y en el comportamiento de las personas y de los animales. Por ello segaban en Luna menguante, sembraban en creciente y sabían que durante la llena los partos se adelantaban y que durante la oscura podían emerger fuerzas terribles del vientre de la tierra. 
Nuestros antepasados medían el tiempo con ella. En lengua inglesa las palabras mes y medida proceden de la palabra Luna. La gente vivía acorde con los ciclos de nuestro satélite y todavía hay agricultores que comienzan la vendimia en menguante.
Cuando aparezca en tus relatos, la puedes utilizar para anunciar mensajes ocultos. Imagínate la fuerza que tiene: provoca las mareas, afecta a todo lo líquido en nuestro planeta, incluido a los niños dentro de la placenta, y conmueve a los adultos que somos un 78 % más o menos de agua. El líquido representa lo emocional. 
El cuento original de La Bella Durmiente habla de un cambio de niña a mujer. La princesa a los quince años tiene cambios en su cuerpo. Por esa razón cuando nace es visitada por doce hadas. Pero sus padres no invitan a la décimo tercera, que es quien acaba organizando el caos y lanza la maldición sobre la princesa aún bebé. Las trece hadas hacen referencia a los trece meses lunares, que a su vez representaban los ciclos de la gran Diosa y, por tanto, los ciclos menstruales de veintiocho días de la mujer.

Patricia Sánchez-Cutillas, Taller de escritura y magia



miércoles, 4 de abril de 2018

Mi relato La diosa de Romualdo

Aquí tenéis un cuento mío que fue publicado hace unos añitos por la Junta de Andalucía. A ver si adivináis el final



LA DIOSA DE ROMUALDO



Me gusta ser la diosa de Romualdo. Hace ya diez años que vivimos juntos. Apareció un día en mi puerta por casualidad. No trajo nada consigo, ninguna señal de su anterior pasado, ningún nombre, dirección u objeto. Aún así, supe desde el principio que no era un cualquiera sino que, simplemente, la vida no se había comportado con él. Me hechizaron sus ojos azabaches, el aplomo melancólico de su mirada y la mansedumbre errada de su figura. Y le abrí la puerta para dejarlo entrar.
A pesar de su abandono, por su delicadeza al acercarse a mí, al apretar su cuerpo contra el mío, deduje que ya había vivido con otra mujer. Sin embargo, nunca dio muestras de echarla de menos. No sé qué habría pasado pero yo sabía que en su corazón no había ninguna nostalgia hacia mi predecesora.
Y esa total ausencia del ayer me hacía sentir como si solo hubiera existido yo, como si el hecho de haberle abierto la puerta fuera el de inculcarle vida para empezar a ser.
Por eso me fastidió tanto la intromisión de Rosana. Parecía que iba a poner en peligro mi condición de diosa, aunque, como más tarde me di cuenta, no hizo sino afianzarla.
Era la pelirroja del bajo. No sé qué tenía que, aunque no valía nada, se los llevaba a todos detrás. Para mí que era por su manera de menearse. Alguna vez mientras Romualdo y yo esperábamos al ascensor, llegaban Hilario y ella de dar una vuelta. Hilario siempre me pareció muy agradable y nos saludábamos intercambiando pequeños chismes de la vecindad. No nos dábamos cuenta de que, mientras tanto, los otros dos estaban embelesados. Cuando por fin Hilario se decidía a subir las escaleras hasta su rellano, Rosana lo seguía, y Romualdo se la comía con la mirada, casi jadeando. Y es que lo sabía hacer muy bien, la muy perra. Subía con mucha lentitud y esmero. Cada vez que se posaba sobre un escalón, inclinaba la cadera levemente hacia dentro, provocando una suave ondulación en la nalga, y un calambre en los ojos de Romualdo que lo hacía respirar aún más fuerte. Así, iba subiendo peldaño a peldaño y el otro se hubiera lanzado si no fuera por que yo estaba delante. Cuando llegaba al rellano, aprovechaba que Hilario estaba metiendo la llave en la cerradura para girar su cuello con suavidad hacia nosotros, con mucha lentitud, para darle tiempo a que apreciara el brillo de su pelo rojizo y las ondas que se formaban al moverse. Lo miraba un momento con fijación, con una especie de atrevimiento tímido, para seducirlo con esa mezcla de desprotegida fatalidad diluida en sus ojos infantiles, que tanto gusta a los que son tan sensibles como mi Romualdo. Y cuando íbamos subiendo en el ascensor, notaba yo que una nube de nostalgia lo circundaba, como si estuviera sopesando en su interior si valdría más la pena ser libre que ser leal.
Por esos pequeños encuentros me di cuenta que a Romualdo le gustaba mucho Rosana. En cuanto podía se pasaba horas y horas en el balcón, mirando como ella tomaba el sol unos pisos más abajo. Por supuesto, se sabía observada, pero tenía la suficiente picardía para hacerse la ignorante. Le gustaba dejarse mirar, paladear sentirse añorada y, supongo, vivir esa sensación platónica que la convertía casi en reina.
Y es que en realidad Romualdo tenía algo de ingenuo con el género femenino. Parecía estar dotado de una gran experiencia, pero había en él cierta candidez que lo hacía manejable, y que cualquier malintencionada podría advertir con facilidad. Por eso me repateaba un poco la Rosana. Con su estilo de muñeca frágil de puticlub, me lo había engatusado de la manera más desgarrada.
A partir de entonces apenas comía ni le gustaba estar a mi lado. Buscaba la soledad y se pasaba las tardes en el balcón con la cabeza inclinada hacia abajo, mirando cómo coqueteaba en el parque con otros. Yo no entendía cómo Hilario no la tenía más en cintura, o si estaba al tanto de sus correrías, porque ella acababa siempre desapareciendo detrás de los matorrales con alguno. Y mi Romualdo se quedaba en el balcón casi llorando. Observaba con pesadumbre la puerta de la calle y luego a mí, sin ningún odio, aceptando su destino contradictorio.

Comprendí que esa situación no se podía prolongar durante mucho tiempo. Yo debía de ser más flexible. Aunque se me rompiera el alma por no verlo en casa, debía aceptar su naturaleza y, si quería mantenerlo a mi lado, dejarle un margen de libertad. Al fin y al cabo conmigo tendría comida y cobijo. Siempre volvería a mi lado. Yo era su diosa, poseedora de su destino, y ninguna golfa callejera me iba a derrocar. Dejarse llevar por sus instintos lo haría volver a mí, incluso más dócil.
Una tarde que estaba mirando hacia el parque lo llamé. Le abrí la puerta sin decir nada. Sostuvimos un momento las miradas aunque él enseguida bajó la suya. Lo había entendido. Cruzó la puerta con lentitud, volviéndose para saber si lo iba a llamar en el último momento. No lo hice. Él bajó con solemnidad las escaleras, aunque yo sé que el último tramo lo hizo corriendo.
Me daba igual que estuviera con Rosana. Ella lo haría sufrir antes de entregarse a él. Pero aún así aquella misma noche volvería.
Y lo hizo. Cansado, con la respiración entrecortada y, me cuesta decirlo, feliz. Yo hice como si no notara ningún cambio en su vida. Sin apenas hablarle, le puse la cena que amorosamente había hecho para él. Esas eran mis armas. Ya que no le podía despertar grandes pasiones, lo ganaría por los pequeños detalles de la vida cotidiana. Siempre tendría su comida a punto, sin recibir a cambio ninguna queja ni ningún sermón. Y además, eso me encumbraba aún más. Yo era su diosa, por lo tanto, estaba muy por encima de esas pasiones suyas.
Lo de Rosana le duró poco. Todo el frenesí se convirtió en comodidad. Ella le despertó el deseo de conocer la vida. Y a pesar de que esto le favoreció en un principio, luego se le volvió en contra. El fiel amante dejó de serlo, de suspirar durante horas desde el balcón, y ella se convirtió en la vecina con un culo soberbio y siempre accesible.
Hasta cierto punto me alegré. Ya era hora de que se le bajaran los humos a esa perra, simulacro de nena de gánster de los cincuenta. Pero, como contrapartida, alguna noche se las pasaba fuera de casa. Incluso a veces desaparecía durante tres o cuatro días. Empecé a dudar si yo realmente era su diosa. Me hizo pasar momentos muy angustiosos. ¿Le habría pasado algo? ¿Aparecería en la puerta de cualquier otra de la misma manera que había aparecido en la mía? Sobre todo este último pensamiento me torturaba.
Afortunadamente siempre volvía cansado y cabizbajo. Yo le reñía y lloraba y él escuchaba silenciosamente, indicándome que lo sentía mucho, pero que aún así lo volvería a hacer. Al final todo quedaba en un susto, unas cuantas lágrimas y la consabida reconciliación y, al día siguiente, salíamos otra vez juntos a pasear.

Ahora ya es viejo. Han pasado los años de zozobra de su juventud. Apenas mira a las hembras. Ha perdido todo el interés por ellas y lo único que parece preocuparle es la comida. Como si hubiera cambiado una pasión por otra. Eso le ha hecho aumentar de peso. Pero yo lo prefiero así, es más hogareño. Por supuesto, le siguen gustando los paseos, en especial el de la última hora de la tarde porque es el más largo. Atravesamos el parque juntos y cuando llegamos a la arboleda, él me trae algún palo asequible para llevar en su boca y yo se lo lanzo bien lejos. En cuanto lo vuelve a coger, viene hacia mí, hacia su diosa y me lo entrega como ofrenda, ladrando feliz, para que vuelva otra vez a lanzarlo.


Patricia Sánchez-Cutillas

http://www.talleresdeescrituracreativa.es
patricia@talleresdeescrituracreativa.es