sábado, 8 de diciembre de 2018

¿CÓMO SE ESCRIBE UN BUEN CUENTO?



Hola, os regalo unos párrafos de mi libro "¿Cómo se escribe un buen cuento?". Es un extracto del análisis del relato "El banquete de sapos", de Dorothy Parker.


El banquete de sapos es una crítica feroz a un tipo psicológico que no avanza y que se regodea en su propio sufrimiento. Hablamos del arquetipo del mártir, en este caso la mártir.
El relato empieza cuando Maida es abandonada por su marido. Es la historia del estancamiento de esta mujer frente a la situación. No sabe evolucionar y su tendencia a ser una mártir le hará estancarse en una situación que no le lleva a nada.


Dorothy en uno de sus cuentos más famosos, La gran rubia, criticó a las mujeres dependientes de los hombres. En La gran rubia trata sobre un personaje femenino que tiene una dependencia económica respecto a los hombres y que esconde también una dependencia afectiva. Los personajes masculinos son bastante impresentables, hombres que llevan una doble vida, que mantienen a su querida mientras son respetables padres de familia, que se aprovechan de las necesidades económicas de la protagonista y que quieren una amante que siempre ría y que nunca muestre su lado vulnerable.
Pero el personaje femenino de El banquete de sapos, Maida, vive bien, y no pasa por problemas económicos cuando el marido se marcha. Él sigue pagando el alquiler, y le manda un cheque a principio de mes. En realidad, es un hombre que la cuida económicamente. En el caso de La gran rubia, el personaje vive de las pensiones que le pasan los hombres, pero en cuanto estos desaparecen de su vida, empezando por su marido, desaparece el apoyo económico. 
Patricia Sánchez-Cutillas, ¿Cómo se escribe un buen cuento?

jueves, 6 de diciembre de 2018


LA LOBA, DE ALFONSINA STORNI
Yo soy como la loba.
Quebré con el rebaño
Y me fui a la montaña
Fatigada del llano.
Yo tengo un hijo fruto del amor, de amor sin ley,
Que no pude ser como las otras, casta de buey
Con yugo al cuello; ¡libre se eleve mi cabeza!
Yo quiero con mis manos apartar la maleza.
Mirad cómo se ríen y cómo me señalan
Porque lo digo así: (Las ovejitas balan
Porque ven que una loba ha entrado en el corral
Y saben que las lobas vienen del matorral).
¡Pobrecitas y mansas ovejas del rebaño!
No temáis a la loba, ella no os hará daño.
Pero tampoco riáis, que sus dientes son finos
¡Y en el bosque aprendieron sus manejos felinos!
No os robará la loba al pastor, no os inquietéis;
Yo sé que alguien lo dijo y vosotras lo creéis
Pero sin fundamento, que no sabe robar
Esa loba; ¡sus dientes son armas de matar!
Ha entrado en el corral porque sí, porque gusta
De ver cómo al llegar el rebaño se asusta,
Y cómo disimula con risas su temor
Bosquejando en el gesto un extraño escozor...
Id si acaso podéis frente a frente a la loba
Y robadle el cachorro; no vayáis en la boba
Conjunción de un rebaño ni llevéis un pastor...
¡Id solas! ¡Fuerza a fuerza oponed el valor!
Ovejitas, mostradme los dientes. ¡Qué pequeños!
No podréis, pobrecitas, caminar sin los dueños
Por la montaña abrupta, que si el tigre os acecha
No sabréis defenderos, moriréis en la brecha.
Yo soy como la loba. Ando sola y me río
Del rebaño. El sustento me lo gano y es mío
Donde quiera que sea, que yo tengo una mano
Que sabe trabajar y un cerebro que es sano.
La que pueda seguirme que se venga conmigo.
Pero yo estoy de pie, de frente al enemigo,
La vida, y no temo su arrebato fatal
Porque tengo en la mano siempre pronto un puñal.
El hijo y después yo y después... ¡lo que sea!
Aquello que me llame más pronto a la pelea.
A veces la ilusión de un capullo de amor
Que yo sé malograr antes que se haga flor.
Yo soy como la loba,
Quebré con el rebaño
Y me fui a la montaña
Fatigada del llano.
(Poeme extraído de http://www.cvc.cervantes.es)