domingo, 14 de mayo de 2017

Manual de escritura creativa "¿Te gusta escribir?"


Hola, os pongo unas líneas sobre el libro ¿Te gusta escribir?. La editorial Corona Borealis ha hecho una edición estupenda.


CAPÍTULO I Cómo dotar de alma a tus personajes

Construir personajes es labor de artesanos. Dotarlos de alma es labor de artistas.
Tus personajes deben ser creíbles, deben hacer olvidar al lector que no existen, deben hacerle olvidar que esa escena que se forma a través de las palabras no son más que signos impresos en el papel.

Sin ellos no existe la ficción.
En tu universo literario tienes que ser consciente de quién actúa, cómo habla, cuáles son sus colores favoritos y por qué, cómo es su aspecto físico, cuáles son sus deseos, temores u obsesiones, qué sentido tiene más desarrollado, cómo está decorada su casa o su habitación, qué lugares frecuenta y con qué tipo de gente se relaciona. Aunque estos datos no aparezcan en la narración, el autor o autora tiene que saberlo. Sacar en una escena un mechero de plástico en vez de uno de oro es una forma de dar información. Si se toma una coca cola en vez de una fanta o un zumo estás dando información sobre el personaje.

¿Cómo se construyen?
¿Cómo se puede dar a luz a un personaje? Es sencillo. Quizá pienses que no se te ocurre ninguno. Pero a lo largo de tu vida has conocido a mucha gente. Tu memoria ha asimilado mucha información, diferentes psicologías, gustos y acciones. Dentro de la memoria no se borra nada. Quizá te cueste acceder a tu banco de datos. Pero todo lo conocido permanece en ti.
Tenemos un gran potencial en nuestro interior que podemos utilizar. Un potencial intuitivo e intelectual, elementos muy eficaces para dar vida y verosimilitud a seres de ficción.
Puedes crearlos de varias maneras. Una de ellas es fijarte en alguien que tengas cerca. Lee el comentario de E.M. Forster:

A todos nos gusta fingir que no usamos personas reales, pero en realidad lo hacemos. Yo he usado algunas de mi familia. La señorita Bartlett era mi tía Emily; toda la familia leyó el libro, pero nadie se dio cuenta. Tío Willie se convirtió en la señora Failing…

Puedes tomar a una persona de la realidad como indica este autor. Pero recuerda que, sobre el papel y engarzado en tu historia, sufrirá una evolución, acabará tomando vida propia y se desvinculará de la persona original. Y no cometas la equivocación de pensar que necesitas haber viajado mucho o conocer en este momento a mucha gente para crear buenos personajes. El conductor del autobús al que subes cada día, las personas de tu oficina o el panadero te pueden servir por igual.

También puedes tomar otra opción buena tanto para la vida como para la Literatura. Si hay una parte de ti que te escuece o que escondes, una parte que intentas tapar, sácala, conviértela en un personaje y así te liberarás de su tiranía. Si una parte de ti siente envidia, aprovéchala, dale una salida creativa, metamorfoséala en un personaje envidioso. Todo lo que tienes en tu interior lo puedes utilizar para escribir, tanto tu parte luminosa como tus sombras. Cocínalo. Es la química lo que cuenta, la manera de combinar los ingredientes, el interés que pone las manos que las mezcla. 


Patricia Sánchez-Cutillas, ¿Te gusta escribir?